CARRITO DE LA COMPRA

No hay productos en el carrito

TOTAL:
€0,00

¿Qué ocurre si se congela el aceite de oliva?

por Pedro Manuel Gallego Poza en October 06, 2021

Cuando llega esta época del año y las temperaturas comienzan a descender, muchos clientes preocupados nos preguntan qué podría ocurrir si su aceite se congela. Pues hoy vamos a darte una respuesta concreta, y tranquilizadora, en este post.

 

La conservación del aceite de oliva

Ya sabemos, tal y como te contamos en este post, que el aceite de oliva se conserva en perfectas condiciones simplemente si es almacenado en un lugar fresco y oscuro. Pero en algunas ocasiones, esos espacios en los que el aceite se conservaba perfectamente, se vuelven más frescos de la cuenta cuando llegan los meses de invierno, haciendo que el aceite pueda llegar a congelarse.

Además, tampoco hace falta que las temperaturas bajen mucho para que esto ocurra ya que por debajo de los 20 ºC, el aceite ya comienza a experimentar ciertos cambios que se hacen mucho más evidentes cuando la temperatura baja de los 10ºC.

 

Síntomas de que el aceite se ha congelado

No es tan raro entonces que en las despensas de algunas viviendas ubicadas en zonas geográficas muy frías los aceites de oliva se congelen.

¿Cómo se nota que el aceite se congela por el frío? Lo notarás porque el aceite de oliva adquiere un aspecto más espeso y denso. Cuando las temperaturas son muy bajas también suelen aparecer unos pequeños grumos blanquecinos que son la señal inequívoca de que está sufriendo una congelación parcial. La congelación total salta a la vista: el aceite de oliva se ha convertido en un bloque duro y sólido.

 

¿Puedo utilizar ese aceite que se ha congelado por el frío?

Pues lo primero que debes hacer si notas que tus reservas de aceite de oliva se han congelado por el frío es no preocuparte. No pasa nada y es un proceso natural que no altera en ningún sentido las propiedades del aceite. Su aroma, su sabor, su textura y sus propiedades nutricionales se conservarán intactas cuando el aceite vuelva a su estado normal.

Y volverá a hacerlo simplemente en cuanto vuelva a estar, por ejemplo, durante un rato en la cocina de la vivienda a una temperatura más alta. Verás como el aceite vuelve a estar más líquido y a tener el aspecto habitual. Y como acabamos de explicarte, podrás utilizarlo sin ningún problema porque sus propiedades no se han alterado en absoluto.

Eso sí, si el aceite de oliva se ha congelado mucho hasta volverse un bloque, lo que te recomendamos es que no lo intentes descongelar bruscamente ni lo sometas a altas temperaturas para que recupere pronto su estado natural. Lo adecuado es dejar el aceite de oliva congelado (o muy frío) en una estancia más cálida para que vaya descongelándose poco a poco. No lo metas en el microondas ni lo viertas a una sartén al fuego, sino que debes esperar que de la misma forma que se ha congelado de forma natural, siga el mismo proceso a la inversa.

Un consejo: si tu aceite se ha congelado casi de manera plena puedes probar a untarlo con ayuda de un cuchillo en una tostada de pan. Verás que en poco tiempo se fundirá y tendrá un sabor igual de delicioso pero más fresco.

Y ya sabes que si te surge cualquier duda sobre el proceso de conservación o almacenamiento del aceite no tienes más que consultarnos. Como productores de aceite de oliva ecológico virgen extra podemos aconsejarte para que disfrutes al máximo de este maravilloso oro líquido.

Consulta nuestros tipos de aceite y realiza tu pedido en nuestra web. En Oro Oleum somos la quinta generación de maestros aceiteros y te ofrecemos un aceite de autor producido de forma ecológica en las Islas Baleares.

 

VOLVER ARRIBA